jueves, 4 de junio de 2009

EL AVILA


Alejandro de Humboldt durante su estadia en Caracas a finales del Siglo VIII, calificó a El Ávila como una montaña de aspectos maravillosos y poetas y pintores han tenido a esta montaña como fuente de inspiración. El Hermano Ginés de la Fundación La Salle decía que “…Caracas puede sentirse orgullosa de haber sido favorecida con montañas como la de El Ávila. Esa montaña…y otras circundantes constituyen no sólo el elemento paisajístico cantado por los poetas y el origen de muchas aguas, sino que viene a ser providencial para proporcionar aquel factor que le falta al hombre en la ciudad…el contacto con la naturaleza…” El violento crecimiento que experimentó Caracas en la década de los años 50 fue quizás el principal motivo para que se decretara la creación del Parque Nacional en esta montaña maravillosa el día 12 de diciembre de 1958, con lo que se controló la expansión demográfica de la ciudad y se revalorizó la única zona verde homogénea que poseía, poniendo al servicio de la población una zona de expansión al aire libre dentro de la metrópoli misma Temprano en la mañana o al caer la tarde, muchos habitantes de la ciudad suben a pie la montaña por las diferentes picas o caminos que ofrece con la intencion de disfrutar la naturaleza. Durante los fines de semana o en época de vacaciones, los excursionistas suben a los picos donde pernoctan. Adicionalmente, se puede subir al pico El Avila por el teleférico o se puede visitar el poblado de Galipán y visitar sus restaurantes y posadas, mediante la utilización de vehículos rústicos. Ubicado en el ramal del Litoral de la Cordillera de la Costa, en la región centro-norte del país, ocupa 85.192 hectáreas, que van desde los 10º 29' hasta los 10º 27' latitud norte y desde los 66º 13' hasta los 67º 02' longitud sur. Su lindero norte frente al litoral se extiende sobre la cota de 120 metros sobre el nivel del mar y su lindero sur, frente a Caracas, se extiende sobre la cota 1.000 sobre el nivel del mar y va desde la quebrada de Tacagua ubicada en el Distrito Capital hasta la población de Guatire en el Estado Miranda. Sus principales picos, con sus respectivas alturas, desde el más alto, son: el pico Naiguatá, con 2.765 m; la Silla de Caracas con su asiento y sus dos picos, el Oriental con 2.640 m y el Occidental con 2.478 m; el topo Galindo, con 2.600 m; el topo Las Llaves, con 2.480 m; el topo Goering, con 2.460 m; el pico de El Ávila o pico Humboldt, con 2.159 m; el topo Santa Rosa, con 2.150 m y el picacho de Galipán. La temperatura en el parque depende de la altura y la vertiente donde se encuentre. La temperatura media anual en la cumbre del Cerro de El Ávila es de 13º C y en el Pico Naiguatá es de 10º C, aún cuando estas cifras varían por el cambio climatico de los últimos años, habiéndose registrado en el pico Naiguatá temperaturas de hasta 1.5 grados e incluso de 0 grados. Sobre todo en sus partes altas la diferencia de temperatura entre el día y la noche es significativa. Como quiera que el Parque Nacional se extiende desde el nivel del mar hasta los 2.765 metros su vegetación es sumamente variada por lo que podemos encontrar diversas formaciones vegetales que son, según la clasificación hecha por Dr. Pittier, el bosque xerófítico que se encuentra sólo en la vertiente norte entre el nivel del mar y los 500 m de altitud donde se presentan especies como el cují, el indio desnudo, el cardón y otras especies típicas de zonas secas; el bosque tropófilo, ubicado también en la vertiente norte entre los 500 y los 1500 metros sobre el nivel del mar, siendo las especies mas conocidas el copey, el jabillo, el araguaney, el bucare, el caro y el pardillo; la sabana montana, que se extiende en la vertiente sur hacia Caracas entre los 1000 y los 1600 metros originadas por la regresión del bosque debido a la acción humana, como los incendios y la tala y que a la vista parece una alfombra de plantas herbáceas en la que predominan las gramíneas, con presencia aislada de árboles y arbustos, siendo las especies mas corrientes de esta formación el capín melao y el gamelote; la Selva Nublada, la cual se presenta en algunas zonas del Parque en altitudes que van desde los 900 y los 2500 m; en la ladera norte aparece desde los 900 m y en la ladera sur a partir de los 1500 m. Son zonas de mucha humedad con árboles de porte elevado siempre verdes con presencia y variedad de especies de orquídeas, helechos, bromelias, diversos tipos de palmeras y otras especies; y, el Matorral Andino, que se confunde con el páramo andino y que se presenta en los picos de La Silla de Caracas y en la fila Maestra hasta el pico Naiguatá. Allí las distintas especies tales como el incienso, la rosa de El Ávila, el bambucillo y otras, se presentan como arbolitos enanos a consecuencia de la altura que en buena parte de estas zonas altas no pasan de 1 metro de altura. Esta variada composición florística permite como lo señalara el Hno. Ginés, “… en un día de excursión enseñar al visitante casi toda Venezuela compilada como un jardín botánico, puesto allí por el Creador para el estudio y el deleite de los habitantes de Caracas…” En cuanto a la vida animal o fauna, su presencia depende de la vertiente, siendo menos significativa en la vertiente sur frente a Caracas en razón a la cercanía de la ciudad. En él se encuentran muchas especies, entre las que destacan en zonas selváticas del Parque el venado Matacán, y numerosos mamíferos pequeños, como el zorro, el cachicamo, el tigrillo, el picure común, el rabipelado, ardillas que se observan fácilmente en las areas recreativas del Parque, conejos, perezas, etc. Varias especies de serpientes venenosas como la cascabel, la tigra mariposa, la mapanare, la coral y serpientes no venenosas como la falsa coral, la cazadora, lora, reinita, siendo muy rica y variada la avifauna del Parque Nacional entre las que caben mencionar el gavilán, el zamuro, la guacharaca, el cristofué, el turpial, la paloma turca, la tortolita rojiza, pericos, el querrequerre, y la paraulata montañera.

2 comentarios:

Luben dijo...

Saludos Tío Pedro!
Que interesante y agradable descripción del Avila. Sin duda uno de mis lugares favoritos en este mundo.
Siempre recordaré como un tesoro aquella experiencia de poder recorrer la fila maestra del Avila, desde el Humboldt hasta pico Oriental. Fue una experiencia única y sumamente enriquecedora.
Abrazos!

Nos Vamos hoy dijo...

Asi fue Luben, toda una experiencia...